Nota El Mercurio: Impuestos: el fin del incentivo inmobiliario